Comienza el macrojuicio que podría enviar a prisión a más de 120 opositores en Camboya

Comienza el macrojuicio que podría enviar a prisión a más de 120 opositores en Camboya

Los acusados se enfrentan a los cargos de traición, que les podrían costar 12 años de cárcel. La mayoría de los juzgados forman parte del Partido Nacional para el Rescate de Camboya, formación que después de alzarse con la mayoría en el parlamento en las elecciones de 2017 fue ilegalizada por el Tribunal Supremo del país, durante el gobierno de Hun Sen, líder del Partido Popular de Camboya.


El pasado día 26 de noviembre comenzó el proceso con el que se podría pensar que el primer ministro Hun Sen quiere terminar de fulminar a la oposición encarnada en el Partido Nacional para el Rescate de Camboya (CNRP, por sus siglas en inglés). Tras su ilegalización hace 3 años, 126 de sus dirigentes han sido puestos en manos de la justicia camboyana, acusados de conspirar para derrocar al gobierno. Sin embargo, tan solo 34 de los 126 acusados que se estima que forman parte del proceso se han presentado en la Corte Municipal de la capital del país asiático, Nom Pen, pues la mayoría de ellos se encuentran exiliados fuera del país, por lo que además podrían ser juzgados en rebeldía. Aún lejos de una sentencia firme, las próximas vistas del juicio tendrán lugar entre enero y marzo del próximo año.

“No he hecho nada malo… Es un juicio vergonzoso. Es un teatro politico. Es un circo político”, afirmaba al medio Al Jazeera la activista camboyana-estadounidense Theary Seng, que además ha interpretado el proceso como una estrategia para evitar que la comunidad internacional se fije “en los problemas reales de violación de los derechos humanos” y de “represión política” en la Camboya de Hun Sen.

Desde hace unas semanas, las esposas de algunos de los opositores detenidos, organizadas bajo el nombre de “Friday Wives” (“esposas de los viernes”), han protagonizado marchas y manifestaciones semanales frente al Palacio Real de Camboya, durante las cuales han apelado a la clemencia del rey Norodom Sihamoni, que de momento no se ha pronunciado acerca del polémico juicio.

Las «Friday Wives» en un choque con la policía durante una manifestación el pasado día 20 de noviembre. (Radio Free Asia)

El secretario general del CNRP, Kem Shoka, ya pasó por los tribunales el pasado enero, después de pasar dos años en prisión acusado de colaborar con Estados Unidos para acabar con el gobierno de Hun Sen. Una resolución de la Unión Europea con relación a los aranceles, que afectaba negativamente a la economía camboyana si el país no mejoraba en materia de derechos humanos, impulsó a la justicia de la antigua Kampuchea a determinar la situación de Shoka por la vía penal. Sin embargo, cinco meses después del juicio aún no se ha anunciado ninguna resolución.

El Partido de Rescate Nacional de Camboya, de tendencia liberal y centrista, irrumpió en el año 2012 en el panorama político camboyano, dominado completamente por el Partido Popular de Camboya desde la decadencia de los monárquicos del FUNCINPEC. Los buenos resultados del CNRP en las elecciones generales del 2013 iniciaron un ascenso vertiginoso del partido, que en las elecciones municipales de 2017 se consolidó como la principal fuerza de la oposición. Ese mismo año, el Tribunal Supremo ilegalizaba el partido, tomando una decisión que según Charles Santiago, presidente de la asociación de Parlamentarios Asiáticos por los Derechos Humanos, fue “el último clavo en la tumba de la democracia camboyana”. Mientras que Sam Rainsy, exlíder del CNRP, sigue inhabilitado y exiliado en Francia, el Primer Ministro Hun Sen, que formó parte tanto de los Jemeres Rojos como del Partido Revolucionario de Kampuchea, continúa en el poder después de 35 años. Junto con Teodoro Obiang, de Guinea Ecuatoria y el ugandés Yoweri Museveni, Hun Sen es el primer ministro que más años ha estado en el poder en toda la historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *